Lunes 16 de Mayo de 2022
Posadas
El Tiempo Posadas Aero.
Iguazú
El Tiempo Iguazu Aerodrome

El Gobierno acomodó la realidad a su relato y sólo destacó que es la primera fuerza a nivel nacional

Esa fue la orden que bajó Cristina y que cumplieron todos los voceros del kirchnerismo.

 


Fue una elección única para la familia presidencial, la primera desde que participan en política en la que ningún Kirchner fue candidato. Lo extraordinario del método -sumado a otros factores de la inevitable coyuntura-, les dio un mal resultado. El kirchnerismo perdía anoche en distritos clave: la provincia de Buenos Aires, la propia Santa Cruz, la Ciudad, Mendoza, Córdoba, Santa Fe, Jujuy, y más. El discurso oficial, sin embargo, intentó una vez reacomodar la realidad al relato K: “El Frente para la Victoria (FPV) es primero a nivel nacional”, fue la línea argumentativa que difundieron ni bien terminaron los comicios los medios estatales y paraestatales del aparato de propaganda financiado con fondos públicos.

 

En su primera aparición para dar resultados del escrutinio, el ministro del Interior, Florencio Randazzo, utilizó un curioso método cuantitativo para blindar al kirchnerismo frente a lo inevitable: dijo que escrutado el 14,61 por ciento de los votos para diputados en todo el país, el Frente para la Victoria era la primera fuerza, seguida por la UCR y por el Frente Cívico y Social. El funcionario evitó personalizar la elección y esquivó cualquier definición sobre el resultado electoral en el distrito más populoso del país, la provincia de Buenos Aires.

 

El ministro siguió así las instrucciones que le había dado la presidenta Cristina Kirchner. Antes las había recibido el vocero presidencial, Alfredo Scoccimarro. A las cinco y media de la tarde, el portavoz avisó a los medios amigos cuál debería ser le mensaje a propagar, cualquiera fuese el resultado final.

 

El breve discurso de Randazzo generó carcajadas en el bunker del candidato a diputado por Buenos Aires del Frente Renovador, Sergio Massa.

 

La Presidenta suponía que las cosas ayer iban a ser difíciles. Dos manzanas a la redonda de la escuela en Río Gallegos en la que votó junto a su hijo Máximo fueron valladas para evitar que sufriera algún sobresalto justo allí donde siempre había recibido alegrías políticas.

 

El ministro de Planificación Federal, Julio De Vido, también percibió el malestar de los santacruceños cuando fue a votar. Salía del colegio en el que sufragó cuando escuchó quejas por los muertos por la tragedia de Once y frases hirientes sobre la corrupción de la obra pública.

 

Otro que entendió que el clima social había cambiado en Buenos Aires fue el ex jefe de gabinete y senador, Aníbal Fernández. Hace algunas semanas cenaba en su restorán favorito, Sixto, ubicado en el sur del conurbano, cuando descubrió que varios de los comensales que estaban a su alrededor se levantaban y se iban, enojados con él. Aníbal es tan habitué del lugar que uno de los mozos es padrino de su hijo. (Clarín)

Política
09:19 12/08/2013
Agregar un clasificado
Obtener Flash Player para ver la galería de imágenes.
Obtener Flash Player para ver la galería de imágenes.
¿Qué lugar de Misiones elegís para pasear?
Las Cataratas del Iguazú
0%
Los Saltos del Moconá
33.3%
La Reserva de Biósfera Yaboty
66.7%
Salto Encantado
0%