Parque Indoamericano: Gendarmería custodia pero siguen los "okupas"

El gobierno nacional ordenó cercar el lugar como una forma de impedir el ingreso de más personas. Unas 1.500 familias siguen en el terreno.

 

 


Las inmediaciones del Parque Indoamericano, en Villa Soldati, permanecían custodiadas por fuerzas de Gendarmería, Prefectura, Policía Federal y Metropolitana, tras abrirse una negociación entre el Gobierno nacional, porteño y unas 1.500 familias siguen ocupando el terreno.

 

El gobierno nacional ordenó a Gendarmería cercar el Parque Indoamericano como una forma de impedir el ingreso de más personas que se sumen a la ocupación del predio, y admitió que "aún no se halló una solución formal" al conflicto debido a la negativa de Mauricio Macri a discutir el tema habitacional.

 

Mientras tanto, velaron los restos de Juan Quispe Castañares, el ciudadano boliviano de 38 años que murió el jueves último, víctima de un disparo en el pecho. El velatorio se realizó en Austria y Castañares, en una precaria capilla ardiente hecha con troncos y una lona verde, que levantaron sus vecinos y familiares.

 

Alejandro Salvatierra, vocero de las familias que ocupan el predio de 130 hectáreas y quien participó de la reunión en la Casa de Gobierno, dijo a Télam que el Gobierno nacional "mostró voluntad" de ofrecer tierras para la construcción de viviendas, aunque el gobierno porteño se mostró reticente a definir si va o no a solventar el costo de las construcciones.

 

"Queremos tres mil viviendas que generen mil puestos de trabajo digno para muchos compañeros que están en la toma y tienen experiencia en la construcción", planteó Salvatierra.

 

"El gobierno nacional mostró voluntad de poner las tierras, sin definir el lugar, pero dice que tiene muchas tierras del Organismo Nacional de Administración de Bienes del Estado (ONABE)", dijo.

 

"El gobierno nacional mostró más voluntad de resolver el problema que el de la Ciudad, que sin embargo es el más responsable de la situación que estamos viviendo", opinó.

 

El dirigente dijo que en la reunión en Casa de Gobierno se resolvió que haya "atención sanitaria, baños químicos, agua, y alimentación, ya que nos van a dar comida hecha".

 

"Sentimos que vamos a resolver el problema y me encantaría que (el jefe de Gobierno) Mauricio Macri habilite el dinero para construir las viviendas".

 

Salvatierra estimó que entre 1.500 y 2.000 familias ocupan actualmente el predio y necesitan las casas.

 

El informe que hizo Salvatierra ante una asamblea de 800 personas pareció disipar la angustia de las últimas horas del viernes, cuando se produjeron graves incidentes que dejaron otro muerto, según confirmó el jefe del SAME, Alejandro Crescenti, y que luego fue puesto en duda por las autoridades metropolitanas.

 

Sin embargo, Norma Cruz contó a Télam que se retiraba de la toma porque tuvo miedo de que la Gendarmería desalojara el predio en la madrugada.

 

“Estamos inscriptos desde hace muchos años en el Instituto de la Vivienda porque vivimos en la Villa 1-11-14, pero nunca tuvimos respuesta; así que vinimos el martes a ocupar, pero pienso que la Gendarmería está destinada a desalojar la ocupación poniendo cualquier excusa para entrar, y me dio miedo”, comentó.

 

Los ocupantes se mantienen en condiciones extremadamente precarias, bajo ráfagas de lluvia intermitentes, y apenas bajo retazos de `media sombra`.

 

El velatorio sumó tragedia a ese panorama y mostró confraternidad entre argentinos, peruanos, paraguayos y bolivianos cuyo común denominador es estar semiocupados, ganar entre 1.000 y 1.500 pesos mensuales, y pagar en las barriadas de los alrededores entre 400 y 800 pesos una pieza, según testimonios que recogió Télam.

 

La mujer de Quispe Castañares, Elizabeth Ovidio, responsabilizó al jefe de gobierno porteño por la muerte de su marido, al señalar entre lágrimas: "Macri me quitaste a mi marido".

 

"No me abandonen", pidió la mujer, de 35 años, quien dijo a Télam que necesita una vivienda "para que mis hijas -una de 10 meses y otra de tres años- vivan dignamente”.

 

La mujer, originaria de Oruro, vive desde hace años en el barrio de Nueva Pompeya, y contó que "vivíamos y dormíamos de a cuatro en la misma cama de dos plazas, y no tengo ni cuna para mi hija".

 

"Queríamos otro cuarto para las niñas", dijo la mujer, que se mantiene en el lote y no tiene trabajo porque se dedicaba a cuidar a sus hijas, y ahora no tiene "500 pesos para pagar el alquiler".

 

Ovidio, que era acompañada por integrantes de la comunidad boliviana, recibía las condolencias de numerosos ocupantes.

 

Los restos del ciudadano boliviano serán sepultados mañana a las 10 en el cementerio de Flores, acompañados por su comunidad. (26 Noticias)

Nacionales
09:23 12/12/2010
Agregar un clasificado
Obtener Flash Player para ver la galería de imágenes.
Obtener Flash Player para ver la galería de imágenes.
¿ESTÁS DE ACUERDO CON LA CONSTRUCCIÓN DE LA REPRESA GARABÍ-PANAMBÍ?
Si
31.7%
No
58%